MARÍA ENCADENADA

                                             (A una niña, mientras                                    le taladran los oídos.) Llora, pequeña. Te están circuncidando la belleza, llora, tus tenues agujeros de esclava pregonarán tu rol desde la sangre. Te están atando al oro para que no recuerdes

CÓRDOBA

                                                                A Carlos Castilla  «¿A quién pediremos noticias de Córdoba?» Porque las piedras que amabas a la tarde han sido derribadas, talados los cipreses y su claustro de salmos silencioso, destruidos los arcos, el capitel rodó sobre la ortiga