El hombre más fuerte del mundo 
puede encontrarse en cama,
limpiando cristales,
en silla de ruedas,
puede cruzarse con usted en la calle,
puede ser alto o bajo,
puede ser más pequeño que usted.
 
El hombre más fuerte del mundo
curva los hombros con esfuerzo,
se le inflaman las venas de las sienes
y soporta con alma de Hércules
los remordimientos, la decepción, la culpa.
 
El hombre más fuerte del mundo
se levanta a las seis con la sensación
de llevar el mundo en los hombros.
Se peina, se lava los dientes,
reajusta la carga y sale otro día,
y soporta el peso de los diarios,
de los anuncios, de la soledad,
de la derrota, del fracaso.
 
Y como todos los forzudos hace
que parezca fácil levantarlo.
El hombre más fuerte del mundo puede ser…
pequeño, frágil, diminuto,
duro como el adamantium,
puede ser su vecino,
puede ser usted.
 
De poco sirven brazos poderosos
cuando el peso se carga sobre el alma.
 
LAWRENCE HENDERSHOT
 

Lawrence Hendershot formó parte en los años sesenta del movimiento contracultural «La Troupe» en Los Angeles, con los poetas Martin Walsh, Fria H. Bear, y el jefe indio Frank “Snowhill” Maltese.

En los tiempos difíciles en que vivimos, este poema de un autor casi desconocido nos recuerda que podemos ser más fuertes de lo que pensábamos.

Si os parece, podéis escuchar las palabras de Eduardo Galeano en el siguiente vídeo:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=9V922yOgsXc]

 
 
EL HOMBRE MÁS FUERTE DEL MUNDO

2 pensamientos en “EL HOMBRE MÁS FUERTE DEL MUNDO

  • 28 abril, 2012 a las 9:54 pm
    Enlace permanente

    me gustó muchísimo su voz. La voy a escuchar muchas veces… Gracias

    Responder
  • 28 abril, 2012 a las 9:56 pm
    Enlace permanente

    No ha sido emilio ruiz parra el que envió el comenario. Fuí yo, su mujer, Franca

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *